ECONOMÍA FEMINISTA

ni la tierra ni la mujer somos territorio de conquista

La tierra y las mujeres no somos territorio de conquista.

La mujer siempre anduvo cercana a la tierra, cosechándola, cuidándola y protegiéndola, como su hábitat natural. La tierra no es hormigón, es tierra fructífera que permite subsistir.
Esa es la primera característica de la Economía Feminista que entiende ASHEF.
Así entendemos la Economía Feminista:
1. Ni la tierra ni las mujeres somos territorio de conquista.
   Del mismo modo que defendemos nuestra libertad, defendemos también la libertad de la tierra; a no ser profanada, contaminada, sakeada ni esclavizada.
La naturaleza nos proporciona alimento, hierbas medicinales, agua y aire puros, un ritmo vital sin reloj, la posibilidad de albergar animales en condiciones sanas que nos produzcan alimento, energías limpias, la sombra de un árbol en verano y el calor de la leña en invierno, la satisfacción de integrarnos en ella como parte de la simbiosis natural, sin adulterar y alterando lo mínimo posible su estado natural.
La hechicera, la bruja, la sabia, siempre supo aprender de la tierra para subsistir.
Solo tenemos que recordarlo…..
2. Rechazo al capitalismo y al consumismo
  Resulta evidente que aún no podemos subsistir total y únicamente solo con monedas sociales.
 El simple hecho de tener un vehículo ya supone tener que aceptar y formar parte del sistema capitalista; precio de compra, matriculación, permiso de circulación, combustible, ITV, seguro, carnet de conducir, reparaciones, multas…..desobedecer o no cumplir con estas normativas supone abonar penalizaciones e incluso que nos inmovilicen el coche.
Teniendo en cuenta que entendemos la Economía Feminista principalmente en un marco rural, el coche resulta imprescindible y el recurso más cómodo para el trasporte de personas, animales y carga, protegiéndonos de las diferentes condiciones climatológicas.
Pero hay sin duda, un sinfín de actitudes de rechazo al capitalismo y consumismo, ya no tan solo por carecer de valores y principios y fomentar la hipocresía, la imagen, el materialismo e infinitos prejuicios.
Sino sobretodo, porque ambos son expresiones claramente machistas, el poder del capital siempre ha sido capitaneado por el hombre y el consumismo utiliza a la mujer como principal atractivo y consumidora, tanto para mantenerse eternamente apetecible como para objeto publicitario sexista.
Así pues, la Economía Feminista intenta utilizar lo mínimo indispensable para una vida auto suficiente y confortable, rechazando clichés de consumo capitalista y consumiendo aquello que no puede generar de otro modo.
La mujer puede y debe trabajar por y para sí misma, no para producir sino por auto gestión y satisfacción.
3. Sororidad y solidaridad
   Sororidad es el apoyo entre mujeres. Debemos aprender o mejor dicho, -desaprender- a ser rivales, porque esa estupidez nos la enseñaron para “conquistar al macho”. Hay que abandonar la costumbre de comparar y criticar a otras mujeres, a sus cuerpos y a sus formas de vida, y aprender a extender nuestra mano para auto ayudarnos, en cualquier situación o lugar, entendiendo que el problema de una es, a menudo, el problema de todas. Dar y pedir apoyo, sin discriminar, juzgar ni cuestionar.
Las que hemos despertado y entendemos que el Feminismo es el rechazo a la violencia contra la mujer y al castigo del ejercicio de su libertad, el rechazo a los clichés sexistas y machistas, las que hemos decidido ejercer nuestra libertad sin rechazar al hombre sino al veneno patriarcal que nos contagia a ambos sexos;
Estas, hemos de despertar a las demás.
Sororidad es un clan de mujeres que se apoyan mutuamente, que se capacitan las unas a las otras, que creen y realizan en un trabajo juntas, donde no hay victimismos sino fortaleza, donde no hay miedos, sino decisión y arrojo. Donde una levanta a la otra y la otra levanta a la una.
Solidaridad es la maravillosa participación del hombre, que en el mejor de los casos será feminista, lo que supone simplemente rechazar al machismo, al patriarcado y al sexismo como veneno que corrompe y dañifica a ambos sexos. Y por qué el hombre debería ser feminista, si el machismo perjudica a ambos sexos?
Porque la principal afectada es la mujer en todos, absolutamente todos los niveles de su vida, desde que nos perforan las orejas al nacer hasta nuestra lápida en la que pone “Señora de…y madre de…” tal vez incluso el motivo de nuestra defunción sea por violencia machista.
Y porque lxs que no son machistas por acción lo son por omisión. Esa es la clave del cambio: DEJEMOS DE OMITIR EL MACHISMO.  Abrazando a la sororidad con una mano y a la solidaridad con la otra (mujeres y mujeres y mujeres y hombres) derrotemos al mostruo de tres cabezas, para liberarnos de su yugo y disfrutar de una vida libre, juntxs.
4. La Creatividad y el arte, indispensables para la expresión y libertad
    Construir, crear, cambiar el estado de las cosas, decorar, reciclar, escribir, componer, tocar, explorar, investigar, gritar, bailar, moverse, renovar, innovar, comunicar, reivindicar, protestar, inmortalizar, romper, exponer, manipular manualmente, pensar, imaginar, materializar, desahogarse, llorar, reír, mover emociones, conectar y conectarse, encontrarse y encontrar, mover el cuerpo y la mente, activar la imaginación, alimentar la creatividad, plasmar momentos, recuerdos, olores, personas, situaciones, melodías, lugares, tactos, texturas, sabores, vomitar sentimientos…
Todo ello y un sinfín de capacidades, talentos y cualidades están por descubrir en cada mujer a través del arte y la creatividad, que en ASHEF estarán presentes en cada detalle, taller, trabajo y objetivos.
Facilitaremos lugar, herramienta y orientación e invitaremos a todas las mujeres y en especial a las que tienen familiares a su cargo, a liberarse y expresarse a través del arte, en toda la extensión de la palabra.

 

 

Anuncios

2 respuestas a ECONOMÍA FEMINISTA

  1. Aitor dijo:

    Os deseo mucha suerte en vuestro proyecto , comparto totalmente vuestro rechazo al capitalismo y vuestra lucha contra el , aunque no debierais ignorar que entre las mujeres hay distintas clases sociales y por lo tanto lucha de clases.

    Me gusta

    • Dúnia dijo:

      Hola Aitor buenas tardes,

      Muchas gracias, pero en lugar de suerte queremos manos y recursos.
      No ignoramos las diferencias sociales y económicas, es un problema en el mismo feminismo. No obstante, no creo en las luchas opuestas; no las hay; ni de sexos ni económicas; es un mensaje para separarnos más y perder tiempo y energía separándonos y discutiendo.No estamos en lucha, ni el feminismo lo es; estamos en posiciones distintas, diferentes realidades, y objetivos que no caminan hacia el mismo cambio. Pero mantengo la esperanza de que es posible despertar, reaccionar y unirnos, desenmascarando a lxs que persisten en dividirnos.
      Gracias y salud!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s